domingo, 14 de agosto de 2016

Como montañero odio el verano. Los parques naturales se convierten en párkings de caravanas, los GR's en autovías en plena operación salida, y no hay donde plantar la tienda sin que venga un naturalista dominguero a tocarte los cojones. Así que estoy deseando que pase esta época del año. Septiembre es algo intermedio; ya no hay tanto dominguero, pero te encuentras a mucho Bear Grylls suelto. Además es el peor mes para los aludes, porque empiezan las primeras nevadas por la noche, pero el sol calienta de día las capas inferiores, derritiéndolas y creando avalanchas de placa. Así que tengo ganas de que llegue octubre. Me he planteado subir el Toubqal (la montaña más alta de Marruecos) aprovechando que estoy "por la zona". A ver qué tal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario