domingo, 20 de diciembre de 2015

Sono solo parole.

Los días pasan un poco raros últimamente. Son fechas de despedidas y la verdad, a algunas personas ya les había cogido cariño. En cambio de otros me alegro de alejarme, como el francés de las narices, que me tenía un poco harto. Pero bueno, me centro en lo positivo, gente interesante, a la que espero volver en algún momento de mi vida.
Por otro lado están las fiestas de Navidad. Lo sé, soy muy seco y frío a veces, pero no puedo evitar ponerme un poco melancólico en estas fechas. Y nunca he entendido por qué. No soy una persona familiar, y sé perfectamente lo consumista de estas fiestas, pero se me hace un poco cuesta arriba pasarlas aquí a solas. Iba a pasarlas en Valencia, pero tenía que elegir entre estas fiestas y Año Nuevo, que ya iba a perder muchos días de clase con mi último viaje. No me arrepiento de haber ido a Valencia, me hacía falta un chute de amigos en vena, pero la verdad, hubiera preferido verla a ella. A veces la echo de menos. Je, a veces...
Bueno, la he vuelto a liar un poco con el móvil, para variar. Quería limpiarlo, que la música y la cámara de fotos empezaban a hacer cosas raras y, como siempre, fue darle al botón de "Continuar" y acordarme del SMS que tiene que enviarte Whatsapp para confirmar tu número de teléfono. Y ahora mismo eso lo tengo pelín complicado. Así que he tenido que usar mi número de Marruecos... un follón, vamos.
Y bueno, poco más por hoy, voy a ver si me acuesto un rato. Bona nit.



No hay comentarios:

Publicar un comentario