jueves, 31 de diciembre de 2015

Hasta aquí puedo leer...

Ahora sí, se acaba el año. En unas horas me levantaré y cogeré un avión hacia España, a celebrar con mi familia y las personas que quiero (sí, a veces coinciden, otras no) que dejamos atrás este 2015, y entramos de cabeza en 2016. No voy a hacer un resumen del año,porque te cargarías el scroll. Además, esto no es un culebrón, es un puto diario personal. Que esté online es sólo porque en el fondo soy un exhibicionista. Y no es que haya sido un mal año, al contrario; he hecho cosas que nunca antes había hecho, he visitado sitios en los que nunca me hubiera visto, y he conocido gente a la que nunca creí que llegaría a conocer en mi eterno viaje hacia el sur.
¿Me acompañas?
En fin, que como suelo decir, si hubiera tomado otras decisiones, si hubiera elegido otros caminos, seguramente ahora no estaría donde estoy. La pregunta es ¿me gusta donde estoy?
Sí, claro, jodidamente sí.


martes, 29 de diciembre de 2015

Esto se acaba. 2015 ha sido un año terrible, y a la vez perfecto. Nada ha salido como yo lo esperaba, lo que en el fondo mola. Si la vida siguiera patrones, joder, qué aburrimiento.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Migrando

Sangre de unicornio. Es lo que les ha faltado pedirme a los de 1&1 para poder dar de alta el nuevo dominio del blog. Y ahora va la segunda parte, dar de baja el pedido para poder comprarlo por otro lado menos "legislado", dígase Google, por ejemplo. Si al final lo de comprar en casa acaba saliendo mal.
Por lo demás todo sigue igual. Este último lunes del año está siendo algo movido, pero en el fondo mejor, así no me aburro. Sigo estudiando (menos hoy, que me lo he tomado de fiesta), sigo conociendo gente interesante (alguna más que otra), y sigo sonriendo, hoy más que ayer, pero menos que mañana.
La verdad, Rabat está suponiendo un punto de inflexión en mi vida. Sé que algo bueno va a salir de todo esto. Lo presiento :D

Y os dejo una canción, que no tiene nada que ver con el tema, pero mola :P




miércoles, 23 de diciembre de 2015

Sweet dreams

Esta noche he tenido un sueño bastante extraño. Bueno, en realidad lo de soñar, y mucho más que lo recuerde, ya es extraño para mí. Iba dentro de un coche con una chica. Ella conduce y yo voy en el asiento del copiloto, pero no puedo ver su cara, es un borrón negro, y no puedo reconocerla por su ropa o sus gestos. Una especie de grua va arrastrando nuestro coche con un cable muy largo, y cuando me quiero dar cuenta estamos rodeados de agua, como si hubieramos entrado en el mar. Le digo que tenemos que salir del coche y abro mi puerta, pero se niega y la cierra de un portazo (ni idea de como no entra agua), dice que nos ahogaremos si lo intentamos. Pero el cable sigue tirando de nosotros y cada vez está más oscuro al rededor. Finalmente consigo abrir su puerta y ella sale nadando. Yo me quedo, pongo el freno de mano e intento girar el volante para que no siga avanzando hacia la profundidad. Salgo del coche e intento nadar hacia la superficie. Pienso en sacar el móvil para marcar la posición GPS en Google y recuperar el coche después, pero claro, si lo hago se mojará (joder, pareco friki hasta soñando). Nunca llego a la superficie. Cierro los ojos y cuando los vuelvo a abrir estoy en una casa que no conozco, pero me siento bien, relajado, feliz. Estoy sentado en un sofá de tela, de los años 50 o 60. Hay libros en una estantería, y decoración navideña por las paredes. La habitación sólo está iluminada por el resplandor de una chimenea. Ella está a mi lado, sentada en mi misma posición. En realidad es como si estuviera mirando una fotografía, algo estático que ves en tercera persona. Y ahí se termina. O ahí dejo de recordar. No sé cual será su significado, pero ha sido lo suficientemente importante como para que no oyera la alarma esta mañana. O tal vez que, por algún extraño motivo, tuviera que llegar hasta esa parte del sueño y mi alarma no haya sonado, por que tal cual he abierto la tapa de la tablet ha empezado la maldita melodía. Casi dos horas más tarde. No lo sé, pero acojona
Dicen que los sueños son premonitorios. También que es nuestro subconsciente filtrando información. Nunca he recordado un sueño con tanta claridad. Y pocas veces me ha resultado tan confuso. Necesito más información. Como siempre.

domingo, 20 de diciembre de 2015

20D

Esta es la primera vez, desde que tengo 18 años, que no puedo votar. Lo intenté, la verdad, pero para pedir el voto por correo te tenías que ajustar a unas fechas muy concretas, y me pillaban todas fuera de España. Además, tengo entendido que estas han sido las elecciones más restrictivas para los que las pasamos fuera de nuestra tierra natal. Aunque no hay que olvidar que esta reforma legislativa fue cosa del PSOE en enero de 2011.
Obviamente espero que gane el partido al que pensaba votar, pero no las tengo todas conmigo. En cualquier caso, si Garzón pega el pelotazo, pienso tomarme una cerveza a su salud, y a la del resto de españoles, que nos hace falta un presidente que piense un poco mas en políticas sociales, y un poco menos en sus cuatro amigos. Por cierto, me parece curioso que las elecciones sean en 20 de diciembre, dado que este día, hace 42 años, ETA puso en órbita al "presidente" Carrero Blanco. Como dicen en Atilano Presidente "el poder da alas, la dinamita también".
Y bueno, hablando de otro tema, ayer me pasaron el Boletín Oficial de Defensa del 16 de Diciembre, donde se regula la adquisición y pérdida de la condición de militar. Han rebajado la de Suboficial a 5 años, lo que quiere decir que el año que viene, si quisiera, podría dejar de ser militar. Tengo que admitir que después de 14 años y pico es muy (MUY) tentador, y algo con lo que llevo mucho tiempo soñando. No dudo que el Ejército me ha dado mucho, pero me ha quitado mucho más. Y a día de hoy creo que ya no compensa. De todas formas es una decisión importante y que tengo que meditar, además, aún tengo un año (bueno, un poco menos). Tendría que plantearme cómo ganarme la vida, incluso tal vez tener que vender el piso si no encontrara un empleo (que la cosa está jodía) si se me fueran los inquilinos. Sin olvidar que ahora tengo un préstamo importante que cubrir. No sé, son muchas variables a tener en cuenta. Pero la oportunidad de quitarme de una vez el uniforme... creo que cualquiera que lea esto no se puede hacer una idea. Se acabaron las órdenes (darlas y recibirlas), se acabaron las noches en vela vigilando un muro, las patrullas a las 3 de la mañana, las fosas comunes, los lanzamientos de cohetes, las injusticias amparadas por la ley. Y podría elegir donde quisiera vivir, sin preocuparme de si sólo será por unos años.
Como he dicho, tengo que pensarlo.
Y volviendo al tema de las elecciones... Marwan, genial, como siempre. Y verlo en directo ya es una pasada.




Sono solo parole.

Los días pasan un poco raros últimamente. Son fechas de despedidas y la verdad, a algunas personas ya les había cogido cariño. En cambio de otros me alegro de alejarme, como el francés de las narices, que me tenía un poco harto. Pero bueno, me centro en lo positivo, gente interesante, a la que espero volver en algún momento de mi vida.
Por otro lado están las fiestas de Navidad. Lo sé, soy muy seco y frío a veces, pero no puedo evitar ponerme un poco melancólico en estas fechas. Y nunca he entendido por qué. No soy una persona familiar, y sé perfectamente lo consumista de estas fiestas, pero se me hace un poco cuesta arriba pasarlas aquí a solas. Iba a pasarlas en Valencia, pero tenía que elegir entre estas fiestas y Año Nuevo, que ya iba a perder muchos días de clase con mi último viaje. No me arrepiento de haber ido a Valencia, me hacía falta un chute de amigos en vena, pero la verdad, hubiera preferido verla a ella. A veces la echo de menos. Je, a veces...
Bueno, la he vuelto a liar un poco con el móvil, para variar. Quería limpiarlo, que la música y la cámara de fotos empezaban a hacer cosas raras y, como siempre, fue darle al botón de "Continuar" y acordarme del SMS que tiene que enviarte Whatsapp para confirmar tu número de teléfono. Y ahora mismo eso lo tengo pelín complicado. Así que he tenido que usar mi número de Marruecos... un follón, vamos.
Y bueno, poco más por hoy, voy a ver si me acuesto un rato. Bona nit.



jueves, 17 de diciembre de 2015

Buenas noches...



"Good Riddance (Time Of Your Life)"

Another turning point, a fork stuck in the road
Time grabs you by the wrist, directs you where to go
So make the best of this test, and don't ask why
It's not a question, but a lesson learned in time

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

So take the photographs, and still frames in your mind
Hang it on a shelf in good health and good time
Tattoos and memories and dead skin on trial
For what it's worth it was worth all the while

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Ouarzazate y sus cosas.

Pues este fin de semana ha sido... curioso. Sabía que no iba a disfrutar mucho de este viaje, por que aunque había sido idea mía, lo había monopolizado bastante el francés, pero bueno, se piraba el jueves y me apetecía darle el último capricho. Mal hecho, le tendré que cantar las cuarenta antes de dejar de verle, o me quedaré con las ganas.
Bueno, el viernes alquilamos el coche, un Dacia Logan, y nos metimos 4 horitas de autovía hasta Marrakech. Llegamos a las mil, por que salimos supertarde, pero aún así encontramos un hostal donde dormir sin problemas, en la misma plaza Jemma el-Fna, la más famosa de la ciudad, por poco más de 6 euros la noche (habitación quíntuple, todo hay que decirlo).  Coincidimos con el Festival Internacional de Cine de Marrakech, pero la peli había terminado hacía varias horas, y al día siguiente salíamos por la mañana, así que otro año sería. Hace unos meses vi una peli que transcurría en este mismo lugar, en este mismo momento. Pero ni yo soy el prota, ni mi padre es director de cine (aunque vaya pelis que se monta a veces).
Después de cenar nos dimos una vuelta por la mezquita Kutubía, y al sobre, que mañana hay que madrugar.
Al día siguiente tuve que despertarlos por que pasaban del despertador. Salimos tarde y nos comimos unas 5 horas nacional de montaña, por la que no cabían dos coches, y por la que me adelantaban los autobuses a sangre y fuego. Llegué con las uñas marcadas en el volante, y ahora entiendo por qué me duele tanto el cuello y la espalda; vaya tensión todo el viaje.
Pasamos por los estudios Atlas, en Ouarzazate, donde se han rodado unas cuantas películas, y a media tarde nos fuimos a visitar la Ksar de Ait Ben Hadu, una ciudad fortificada. Y entonces me llevé la decepción de mi vida. Llevaba todo el mes pensando en visitar los escenarios donde se rodó la casa del joven Anakin Skywalker, en el planeta Tatooine, pero resulta que es un bulo que se rodara en Marruecos. Fue grabado todo en Túnez. Y yo recogiendo tierra para hacer colgantes, tócate los webs.
Esa noche la pasamos en el albergue Ayouze, un sitio que recomiendo y al que espero volver algún día. No fue muy caro, unos 9 euros por cabeza (esta vez dos habitaciones, triple y doble).
Esa noche la pasamos mirando al cielo mientras se nos helaba el culo. Nos perdimos la mejor lluvia de estrellas del año (y la última), pero le pude enseñar a algún compañero cómo localizar la Meca de noche. Aún así pudimos ver varias estrellas fugaces, con sus correspondientes deseos. Ya os contaré en 30 ó 40 años si se han cumplido.
 Al día siguiente nos subimos una montaña (por que somos así de chulos...), y de la que nos llevamos unos cuantos fósiles de recuerdo. Para llegar tuvimos que atravesar un desierto bastante majo, desde el que podías ver el oásis dónde estaba construído nuestro albergue. Muy chulo todo.
Y después de comer, coche y de vuelta a Rabat. Durante ese viaje hubiera matado varias veces al francés, incluso pensé en dejarlo en una gasolinera, pero me podían los remordimientos del anuncio del perrito abandonado. Maldita conciencia.
Y poco más que contar, llegamos casi a las dos de la mañana, después de una paliza tremenda de coche. Y creo que este viaje podría haber estado mejor, pero tampoco ha sido un catastrof completo. Así que es bien. :D





viernes, 11 de diciembre de 2015

Zzzz...

Yo ahora mismo, después de beberme casi dos litros de una "tila rara" que hacen aquí... :D