domingo, 15 de noviembre de 2015

Haciendo el giri por Rabat.

Hoy ha sido un buen día. Llevaba unos bastante malos, apagado y negativo por un tema personal, y necesitaba salir a hacer cosas. Me ha cogido una compi catalana, la única persona con la que puedo hablar en castellano por aquí, y nos hemos ido a hacer el giri. Hemos dado una vuelta por la costa, que a mi el agua es algo que siempre me alegra ver. Hemos conocido gente encantadora que nos han ayudado bastante a llegar a Salé, un pueblo marítimo al otro lado del Bu Regreg, de familias humildes y pescadores. Después hemos parado en un chiringuito de la zona y hemos comido pescadito frito recién cogido. Una vuelta por el zoco de la medina de Rabat, y ya nos hemos despedido; ella se ha ido con su host family, y yo me he venido a la residencia.
Ha sido una pena llegar y ver que Andrea, mi compi de habitación se había pirado ya, y no me había dado tiempo a despedirme de él. Aunque en parte me alegraba pensar que tal vez me fuera a quedar a solas en la habitación. Pero no, la alegría me ha durado poco; me ha despertado de la siesta Jamal, el que aloja a los residentes, con mi nuevo compi. Un francés que no se calla ni debajo del agua. Con lo que me mola a mi la tranquilidad y el silencio... vaya dos meses y pico que me esperan.
Y por lo demás poco que contar. Me he caído, pero me estoy levantando poco a poco. Y cuando esté de pie del todo, esto va a ser increíble, lo sé. Como dicen los Warcry "Nada hay bajo el sol que no tenga solución, nunca una noche venció a un amanecer".





2 comentarios:

Lupe dijo...

Como me alegro bro!! Q fotos mas xulas... Haz el favor d visitar el pueblo azul q quiero fotos ya!! ;) muaaaaa!!!

Carlos dijo...

Hola guapa!! Chefchauen, el pueblo azul, lo tengo en mi lista de pendientes, pero es que me van surgiendo planes nuevos cada día. Pero no te preocupes que ese no me lo pienso perder.
Beso!!

Publicar un comentario