viernes, 30 de octubre de 2015

Pocas horas para salir hacia Madrid, y de ahí a Rabat. Un "hola", un concierto, una despedida. Mi vida empieza a llenarse de "últimas cosas" otra vez. Aunque son cosas que a la larga acabo repitiendo. Esto empieza a ser un bucle, y creo que me estoy cansando. Tengo ganas de olvidarme de ciudades, personas, situaciones. Tengo ganas de estabilidad. De despertarme con alguien al lado y saber que mañana será igual. Y al siguiente. Y dos semanas después. Pero bueno, también de pequeño quería ser un power ranger... siempre he sido de desear imposibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario