lunes, 26 de octubre de 2015

Marruecos me espera

6 días y pico para el vuelo. Estoy en ese momento chungo, en el que aún es pronto para hacer la maleta, pero ya estás impaciente por tenerlo todo "cerrado". Para este viaje no necesito visado, ni vacunas. Son tres meses, pero es a uno de esos países "raros"; amigo, por la cercanía física, pero completamente bipolar en lo que a leyes y cultura se refiere. Es un viaje que disfrutaré, lo sé. No soy muy de integrarme en la población local, lo que supongo que me vendrá bien en este caso. Pero es un país que me ofrece descubrir cosas a las que no tengo acceso aquí. He pensado hacer una lista de cosas que quiero ver, o hacer.

Sin orden ni concierto.

- Ver las dos lluvias de estrellas que me pillan allí, desde el desierto, el 14 de diciembre, y el 3 de enero. Las dos mejores del año, por cierto.
- Visitar Chauen, el pueblo azul, en Tánger.
- Visitar la playa de los arcos rojos, en Legzira (Mirleft).
- Recorrer el desierto en quad.
- Visitar el Sáhara Occidental (si veo claro que no me van a poner problemas para volver a entrar en Marruecos. Por si acaso lo dejo para el final.)
- Perderme en los zocos de cualquier medina en cuanto pueda.
- Visitar las cascadas de Ouzoud
- Casablanca, Marrakech...
-  Iba a poner "alojarme en algún riad", pero es un poco triste hacerlo a solas.
- ...

Y otras cosas que espero hacer (ya iré ampliando la lista). La propia academia se encarga también de montar excursiones y talleres los fines de semana. Así que ya veremos. De todas formas hay dos fechas en particular que ya tengo reservado el billete para España (aunque tengo que admitir que me gustaría que fueran más), así que se va reduciendo la lista de tiempo libre. Y eso es lo que me mola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario