viernes, 30 de octubre de 2015

Pocas horas para salir hacia Madrid, y de ahí a Rabat. Un "hola", un concierto, una despedida. Mi vida empieza a llenarse de "últimas cosas" otra vez. Aunque son cosas que a la larga acabo repitiendo. Esto empieza a ser un bucle, y creo que me estoy cansando. Tengo ganas de olvidarme de ciudades, personas, situaciones. Tengo ganas de estabilidad. De despertarme con alguien al lado y saber que mañana será igual. Y al siguiente. Y dos semanas después. Pero bueno, también de pequeño quería ser un power ranger... siempre he sido de desear imposibles.

martes, 27 de octubre de 2015

Y aún no ha terminado el día...

Me despierta un mensaje. Es Ella, sonrío. Tuerzo la mueca y pienso qué responderle. No es temprano, pero estoy de vacaciones, qué demonios. Me ha pillado con las neuronas a ralentí, pero aún así espero ser original. Tecleo alguna chorrada, corrijo las faltas y le doy a enviar. Lo admito, no se me da bien ser original con el nivel de cafeina en números rojos. Aún así me la imagino al otro lado, leyendo mi respuesta y sonriendo. Empieza el día.
Vuelve a sonar el móvil. Esta vez una llamada. No son ni las 10 y el inquilino de mi piso ya me está poniendo la cabeza como un bombo. Algo sobre una fuga de gas, o algo así. Le digo que bien, que lo miraré cuando salga del coma. Me cuesta levantarme. Creo que anoche me quedé hasta las 3 y pico, o las 4, leyendo un blog. Y hoy lo voy a pagar, está claro.
Saludo a mi madre, le cuento lo del gas y le digo que luego me pasaré por donde Raúl, el fontanero de toda la vida. Abro el tarro de cristal donde guardan el café mis padres, me acerco a olerlo mientras miro por la ventana, y decido ser generoso con la cafetera. Mi sobrina está en el salón y me siento con ella a desayunar. Está hipnotizada mirando la tele, unos dibujos estridentes de voces chillonas y colores epilépticos. Pienso en que los creadores quieren que mi sobrina salga gilipollas, y decido ponerle a bajar algo en condiciones. Aunque seguramente ella prefiera estos, sólo por llevarme la contraria. Ha salido a su madre.
Me desparasito en la ducha, y salgo a hablar con el fontanero. Otra vez el móvil. Parece que está lloviendo en Su tierra. Y yo aquí, muriéndome de calor. Nunca tenemos lo que deseamos, ya lo sé. Le contesto con una foto de un cielo azul valenciano, esperando no parecerle muy cabrón, pero sí un poco cabrón.
Discuto con el fontanero, con su mujer, con mi padre, hasta con mi sobrina. Necesito otro café. Lo vuelvo a cargar bien.
Dentro de unos días salgo hacia Marruecos, y bueno, por mis cacharros ha pasado todo tipo de información. Desde manuales confidenciales, hasta fotos para mayores de 35. Decido hacer una limpieza general, y ya que estoy, mejorar un poco la seguridad. Guardo toda la info delicada del trabajo en un pendrive cifrado; este se queda en casa. Cifro otro donde guardo lo "delicado" que quiero llevarme. Cambio la tarjeta SD del móvil por una wipeada a ceros, y saco un backup de la memoria interna antes de restaurarlo (varias veces) de fábrica. El portatil no me preocupa; siempre he tenido el HD cifrado, y desde hace un año el ESD activado. Parnoico que es uno. Además, debe de ser el cacharro que menos info sensible tiene.
Relleno la taza, ya van tres, y no es ni mediodía.
Joder, ¿a comer ya? Necesito volver a mis propios horarios...
Pienso en Ella. Espero que no se haya mojado mucho de camino al trabajo.
Debería de ponerme con el master, pero he decidido que lo voy a dejar para Marruecos. No me vendrá mal tener la mente ocupada todo el tiempo que pueda.
Son más de las cuatro. Creo que voy a volverme a la cama. Mañana será otro día.


lunes, 26 de octubre de 2015

Marruecos me espera

6 días y pico para el vuelo. Estoy en ese momento chungo, en el que aún es pronto para hacer la maleta, pero ya estás impaciente por tenerlo todo "cerrado". Para este viaje no necesito visado, ni vacunas. Son tres meses, pero es a uno de esos países "raros"; amigo, por la cercanía física, pero completamente bipolar en lo que a leyes y cultura se refiere. Es un viaje que disfrutaré, lo sé. No soy muy de integrarme en la población local, lo que supongo que me vendrá bien en este caso. Pero es un país que me ofrece descubrir cosas a las que no tengo acceso aquí. He pensado hacer una lista de cosas que quiero ver, o hacer.

Sin orden ni concierto.

- Ver las dos lluvias de estrellas que me pillan allí, desde el desierto, el 14 de diciembre, y el 3 de enero. Las dos mejores del año, por cierto.
- Visitar Chauen, el pueblo azul, en Tánger.
- Visitar la playa de los arcos rojos, en Legzira (Mirleft).
- Recorrer el desierto en quad.
- Visitar el Sáhara Occidental (si veo claro que no me van a poner problemas para volver a entrar en Marruecos. Por si acaso lo dejo para el final.)
- Perderme en los zocos de cualquier medina en cuanto pueda.
- Visitar las cascadas de Ouzoud
- Casablanca, Marrakech...
-  Iba a poner "alojarme en algún riad", pero es un poco triste hacerlo a solas.
- ...

Y otras cosas que espero hacer (ya iré ampliando la lista). La propia academia se encarga también de montar excursiones y talleres los fines de semana. Así que ya veremos. De todas formas hay dos fechas en particular que ya tengo reservado el billete para España (aunque tengo que admitir que me gustaría que fueran más), así que se va reduciendo la lista de tiempo libre. Y eso es lo que me mola.

viernes, 23 de octubre de 2015

jueves, 22 de octubre de 2015

Decidido, me voy a Marruecos en avión. He estado leyendo en varios sitios los riesgos de ir con tu propio coche, y paso de complicarme la vida. Que si el gasoil está aguado, los problemas en la frontera, además parece que no te dejan abandonar el país si no te llevas el coche, con lo que irme a celebrar el Año Nuevo a Españistán lo vería complicado, etc. Y si a eso le sumas que el billete de ida y vuelta me sale por treinta euros... podría volar todos los fines de semana si quisiera (que es menos de lo que me suelo gastar en bajar a Valencia desde Zárágózá, por ejemplo).
Hablando de otro tema, estoy pensando en cambiarle el dominio al blog. Este es demasiado "militar" y a mi hace años que se me pasó el ardor guerrero...
Por cierto, como no me pire pronto me voy a enganchar a los cotilleos de la mañana!!

martes, 20 de octubre de 2015

Voy a ver si actualizo el blog más a menudo, que lo tenía bastante abandonado la verdad. Y bueno, ahora voy a tener cosas que contar :)
No sé si llevarme el coche a Marruecos. Me será muy útil, no lo dudo, pero me acojona pensar que se va a tirar 3 meses durmiendo en la calle. No por si lo rayan o roban, sino por si al cruzar la frontera con España, un perrito de esos tan majos se sienta al lado de mi puerta. Y ahí ya me acabo de cagar. Además, he estado mirando y si me diera por subir hasta la península, me sale mucho mejor usar el avión; 75 euros ida y vuelta a Madrid. Y una vez allí ya vería.
Esta semana comienzo también un máster en seguridad informática (bueno, conociéndome no iba a ser de botánica...). Debería haberlo empezado ya, pero no tengo ni idea de qué ha pasado con un correo que me tenían que mandar. Mañana les llamaré.
Por lo demás mi vida sigue más o menos igual. Creo que pienso bastante más de lo que debería en Ella, y me rayo algunas veces con lo de mi "erasmus". Estos 3 meses van a ser duros. Y me jode, por que siempre he sido una persona muy independiente, y de la noche a la mañana, mira... pero bueno, en algún momento me tenía que pasar. Por lo menos parece que es la chica adecuada. De todas formas ya sabéis como funciona esto, así que prefiero no hacerme ilusiones, así la hostia suele ser menor. Pero es verdad que si saltas de un primero, como mucho te rompes una pierna. Pero si saltas de un noveno, el resultado es el mismo que hacerlo desde una treinta y cinco. ¿Dónde está la linea de no-retorno? ¿Y si lo das todo y luego te quedas vacío? Pues a rellenarse otra vez, y volver a tirar los dados. Es lo que hay. El que no arriesga, no gana.
Llevo los ciclos circadianos en rompan filas; me acuesto a las mil, y me levanto super pronto. Y luego siestaza de 3 horas. Vale que estoy de vacaciones, pero joder, ya tengo la cama desgastada de darle vueltas.
Pensaba que iba a dolerme más lo de Asia, pero no. Imagino que será por la cantidad de noticias sobre violaciones en India, crimenes de guerra en Mianmar, violaciones de derechos en Tailandia... bueno, ya habrá tiempo de hacerlo algún día. Y con un poco de suerte tal vez no sea a solas.
Voy a ver si duermo un poco.
Bona nit!


domingo, 18 de octubre de 2015

Tiempo de cambios.


Al final todo se ha ido a la mierda, como es habitual en mi vida en los últimos años. Cuando parece que consigo algo que vale la pena, poco a poco se va difuminando hasta que se vuelve borroso, y se te escapa entre las manos. Unas veces por mi culpa, otras por las circunstancias.
Ya no hay Ásia. Ni Vietnam, ni Laos, India, Nepal... nada. Me echaron la excedencia para atrás desde Madrid, por una norma que ni conocía, ni quería conocer. Por que es de esas que te atan y sentencian. De esas contra las que no se puede recurrir. Así que, ofuscado por la negativa, me pedí 3 meses de licencia, que esto sí que están obligados a concedérmelos. Y en esas estoy, hace hora y media que han empezado oficialmente mis pequeñas vacaciones. Y como no iba a hacer en 3 meses lo que tenía planeado en 24, y no soy de perder el tiempo, me piro fuera, a uno de esos cursos raros que hago yo en el extranjero.
Y ahora viene la parte triste de la historia. Hace un par de meses conocí a alguien, una mujer especial. Hacía ya muchos años que sabíamos el uno del otro, pero no fue hasta entonces que nos vimos las caras. Y me sorprendió. Descubrí a una persona alegre, divertida, con un carácter un poco macarra (aunque se lo niegue a ella). Una persona a la que le gusta que la cuiden, y a la que me gusta cuidar. Y mil cosas más que no voy a escribir aquí por si lo acaba leyendo ella... Pero me voy. Tres meses nada menos. Y el caso es que no quiero, pero sé que debo. Y no tengo ni idea de qué será de nosotros a mi vuelta. Ni siquiera si habrá un nosotros...
En fin, que noviembre va a ser una mierda.