jueves, 31 de diciembre de 2015

Hasta aquí puedo leer...

Ahora sí, se acaba el año. En unas horas me levantaré y cogeré un avión hacia España, a celebrar con mi familia y las personas que quiero (sí, a veces coinciden, otras no) que dejamos atrás este 2015, y entramos de cabeza en 2016. No voy a hacer un resumen del año,porque te cargarías el scroll. Además, esto no es un culebrón, es un puto diario personal. Que esté online es sólo porque en el fondo soy un exhibicionista. Y no es que haya sido un mal año, al contrario; he hecho cosas que nunca antes había hecho, he visitado sitios en los que nunca me hubiera visto, y he conocido gente a la que nunca creí que llegaría a conocer en mi eterno viaje hacia el sur.
¿Me acompañas?
En fin, que como suelo decir, si hubiera tomado otras decisiones, si hubiera elegido otros caminos, seguramente ahora no estaría donde estoy. La pregunta es ¿me gusta donde estoy?
Sí, claro, jodidamente sí.


martes, 29 de diciembre de 2015

Esto se acaba. 2015 ha sido un año terrible, y a la vez perfecto. Nada ha salido como yo lo esperaba, lo que en el fondo mola. Si la vida siguiera patrones, joder, qué aburrimiento.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Migrando

Sangre de unicornio. Es lo que les ha faltado pedirme a los de 1&1 para poder dar de alta el nuevo dominio del blog. Y ahora va la segunda parte, dar de baja el pedido para poder comprarlo por otro lado menos "legislado", dígase Google, por ejemplo. Si al final lo de comprar en casa acaba saliendo mal.
Por lo demás todo sigue igual. Este último lunes del año está siendo algo movido, pero en el fondo mejor, así no me aburro. Sigo estudiando (menos hoy, que me lo he tomado de fiesta), sigo conociendo gente interesante (alguna más que otra), y sigo sonriendo, hoy más que ayer, pero menos que mañana.
La verdad, Rabat está suponiendo un punto de inflexión en mi vida. Sé que algo bueno va a salir de todo esto. Lo presiento :D

Y os dejo una canción, que no tiene nada que ver con el tema, pero mola :P




miércoles, 23 de diciembre de 2015

Sweet dreams

Esta noche he tenido un sueño bastante extraño. Bueno, en realidad lo de soñar, y mucho más que lo recuerde, ya es extraño para mí. Iba dentro de un coche con una chica. Ella conduce y yo voy en el asiento del copiloto, pero no puedo ver su cara, es un borrón negro, y no puedo reconocerla por su ropa o sus gestos. Una especie de grua va arrastrando nuestro coche con un cable muy largo, y cuando me quiero dar cuenta estamos rodeados de agua, como si hubieramos entrado en el mar. Le digo que tenemos que salir del coche y abro mi puerta, pero se niega y la cierra de un portazo (ni idea de como no entra agua), dice que nos ahogaremos si lo intentamos. Pero el cable sigue tirando de nosotros y cada vez está más oscuro al rededor. Finalmente consigo abrir su puerta y ella sale nadando. Yo me quedo, pongo el freno de mano e intento girar el volante para que no siga avanzando hacia la profundidad. Salgo del coche e intento nadar hacia la superficie. Pienso en sacar el móvil para marcar la posición GPS en Google y recuperar el coche después, pero claro, si lo hago se mojará (joder, pareco friki hasta soñando). Nunca llego a la superficie. Cierro los ojos y cuando los vuelvo a abrir estoy en una casa que no conozco, pero me siento bien, relajado, feliz. Estoy sentado en un sofá de tela, de los años 50 o 60. Hay libros en una estantería, y decoración navideña por las paredes. La habitación sólo está iluminada por el resplandor de una chimenea. Ella está a mi lado, sentada en mi misma posición. En realidad es como si estuviera mirando una fotografía, algo estático que ves en tercera persona. Y ahí se termina. O ahí dejo de recordar. No sé cual será su significado, pero ha sido lo suficientemente importante como para que no oyera la alarma esta mañana. O tal vez que, por algún extraño motivo, tuviera que llegar hasta esa parte del sueño y mi alarma no haya sonado, por que tal cual he abierto la tapa de la tablet ha empezado la maldita melodía. Casi dos horas más tarde. No lo sé, pero acojona
Dicen que los sueños son premonitorios. También que es nuestro subconsciente filtrando información. Nunca he recordado un sueño con tanta claridad. Y pocas veces me ha resultado tan confuso. Necesito más información. Como siempre.

domingo, 20 de diciembre de 2015

20D

Esta es la primera vez, desde que tengo 18 años, que no puedo votar. Lo intenté, la verdad, pero para pedir el voto por correo te tenías que ajustar a unas fechas muy concretas, y me pillaban todas fuera de España. Además, tengo entendido que estas han sido las elecciones más restrictivas para los que las pasamos fuera de nuestra tierra natal. Aunque no hay que olvidar que esta reforma legislativa fue cosa del PSOE en enero de 2011.
Obviamente espero que gane el partido al que pensaba votar, pero no las tengo todas conmigo. En cualquier caso, si Garzón pega el pelotazo, pienso tomarme una cerveza a su salud, y a la del resto de españoles, que nos hace falta un presidente que piense un poco mas en políticas sociales, y un poco menos en sus cuatro amigos. Por cierto, me parece curioso que las elecciones sean en 20 de diciembre, dado que este día, hace 42 años, ETA puso en órbita al "presidente" Carrero Blanco. Como dicen en Atilano Presidente "el poder da alas, la dinamita también".
Y bueno, hablando de otro tema, ayer me pasaron el Boletín Oficial de Defensa del 16 de Diciembre, donde se regula la adquisición y pérdida de la condición de militar. Han rebajado la de Suboficial a 5 años, lo que quiere decir que el año que viene, si quisiera, podría dejar de ser militar. Tengo que admitir que después de 14 años y pico es muy (MUY) tentador, y algo con lo que llevo mucho tiempo soñando. No dudo que el Ejército me ha dado mucho, pero me ha quitado mucho más. Y a día de hoy creo que ya no compensa. De todas formas es una decisión importante y que tengo que meditar, además, aún tengo un año (bueno, un poco menos). Tendría que plantearme cómo ganarme la vida, incluso tal vez tener que vender el piso si no encontrara un empleo (que la cosa está jodía) si se me fueran los inquilinos. Sin olvidar que ahora tengo un préstamo importante que cubrir. No sé, son muchas variables a tener en cuenta. Pero la oportunidad de quitarme de una vez el uniforme... creo que cualquiera que lea esto no se puede hacer una idea. Se acabaron las órdenes (darlas y recibirlas), se acabaron las noches en vela vigilando un muro, las patrullas a las 3 de la mañana, las fosas comunes, los lanzamientos de cohetes, las injusticias amparadas por la ley. Y podría elegir donde quisiera vivir, sin preocuparme de si sólo será por unos años.
Como he dicho, tengo que pensarlo.
Y volviendo al tema de las elecciones... Marwan, genial, como siempre. Y verlo en directo ya es una pasada.




Sono solo parole.

Los días pasan un poco raros últimamente. Son fechas de despedidas y la verdad, a algunas personas ya les había cogido cariño. En cambio de otros me alegro de alejarme, como el francés de las narices, que me tenía un poco harto. Pero bueno, me centro en lo positivo, gente interesante, a la que espero volver en algún momento de mi vida.
Por otro lado están las fiestas de Navidad. Lo sé, soy muy seco y frío a veces, pero no puedo evitar ponerme un poco melancólico en estas fechas. Y nunca he entendido por qué. No soy una persona familiar, y sé perfectamente lo consumista de estas fiestas, pero se me hace un poco cuesta arriba pasarlas aquí a solas. Iba a pasarlas en Valencia, pero tenía que elegir entre estas fiestas y Año Nuevo, que ya iba a perder muchos días de clase con mi último viaje. No me arrepiento de haber ido a Valencia, me hacía falta un chute de amigos en vena, pero la verdad, hubiera preferido verla a ella. A veces la echo de menos. Je, a veces...
Bueno, la he vuelto a liar un poco con el móvil, para variar. Quería limpiarlo, que la música y la cámara de fotos empezaban a hacer cosas raras y, como siempre, fue darle al botón de "Continuar" y acordarme del SMS que tiene que enviarte Whatsapp para confirmar tu número de teléfono. Y ahora mismo eso lo tengo pelín complicado. Así que he tenido que usar mi número de Marruecos... un follón, vamos.
Y bueno, poco más por hoy, voy a ver si me acuesto un rato. Bona nit.



jueves, 17 de diciembre de 2015

Buenas noches...



"Good Riddance (Time Of Your Life)"

Another turning point, a fork stuck in the road
Time grabs you by the wrist, directs you where to go
So make the best of this test, and don't ask why
It's not a question, but a lesson learned in time

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

So take the photographs, and still frames in your mind
Hang it on a shelf in good health and good time
Tattoos and memories and dead skin on trial
For what it's worth it was worth all the while

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

It's something unpredictable, but in the end is right,
I hope you had the time of your life.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Ouarzazate y sus cosas.

Pues este fin de semana ha sido... curioso. Sabía que no iba a disfrutar mucho de este viaje, por que aunque había sido idea mía, lo había monopolizado bastante el francés, pero bueno, se piraba el jueves y me apetecía darle el último capricho. Mal hecho, le tendré que cantar las cuarenta antes de dejar de verle, o me quedaré con las ganas.
Bueno, el viernes alquilamos el coche, un Dacia Logan, y nos metimos 4 horitas de autovía hasta Marrakech. Llegamos a las mil, por que salimos supertarde, pero aún así encontramos un hostal donde dormir sin problemas, en la misma plaza Jemma el-Fna, la más famosa de la ciudad, por poco más de 6 euros la noche (habitación quíntuple, todo hay que decirlo).  Coincidimos con el Festival Internacional de Cine de Marrakech, pero la peli había terminado hacía varias horas, y al día siguiente salíamos por la mañana, así que otro año sería. Hace unos meses vi una peli que transcurría en este mismo lugar, en este mismo momento. Pero ni yo soy el prota, ni mi padre es director de cine (aunque vaya pelis que se monta a veces).
Después de cenar nos dimos una vuelta por la mezquita Kutubía, y al sobre, que mañana hay que madrugar.
Al día siguiente tuve que despertarlos por que pasaban del despertador. Salimos tarde y nos comimos unas 5 horas nacional de montaña, por la que no cabían dos coches, y por la que me adelantaban los autobuses a sangre y fuego. Llegué con las uñas marcadas en el volante, y ahora entiendo por qué me duele tanto el cuello y la espalda; vaya tensión todo el viaje.
Pasamos por los estudios Atlas, en Ouarzazate, donde se han rodado unas cuantas películas, y a media tarde nos fuimos a visitar la Ksar de Ait Ben Hadu, una ciudad fortificada. Y entonces me llevé la decepción de mi vida. Llevaba todo el mes pensando en visitar los escenarios donde se rodó la casa del joven Anakin Skywalker, en el planeta Tatooine, pero resulta que es un bulo que se rodara en Marruecos. Fue grabado todo en Túnez. Y yo recogiendo tierra para hacer colgantes, tócate los webs.
Esa noche la pasamos en el albergue Ayouze, un sitio que recomiendo y al que espero volver algún día. No fue muy caro, unos 9 euros por cabeza (esta vez dos habitaciones, triple y doble).
Esa noche la pasamos mirando al cielo mientras se nos helaba el culo. Nos perdimos la mejor lluvia de estrellas del año (y la última), pero le pude enseñar a algún compañero cómo localizar la Meca de noche. Aún así pudimos ver varias estrellas fugaces, con sus correspondientes deseos. Ya os contaré en 30 ó 40 años si se han cumplido.
 Al día siguiente nos subimos una montaña (por que somos así de chulos...), y de la que nos llevamos unos cuantos fósiles de recuerdo. Para llegar tuvimos que atravesar un desierto bastante majo, desde el que podías ver el oásis dónde estaba construído nuestro albergue. Muy chulo todo.
Y después de comer, coche y de vuelta a Rabat. Durante ese viaje hubiera matado varias veces al francés, incluso pensé en dejarlo en una gasolinera, pero me podían los remordimientos del anuncio del perrito abandonado. Maldita conciencia.
Y poco más que contar, llegamos casi a las dos de la mañana, después de una paliza tremenda de coche. Y creo que este viaje podría haber estado mejor, pero tampoco ha sido un catastrof completo. Así que es bien. :D





viernes, 11 de diciembre de 2015

Zzzz...

Yo ahora mismo, después de beberme casi dos litros de una "tila rara" que hacen aquí... :D


domingo, 22 de noviembre de 2015

Domingo...



Tetris!

Noche curiosa. Primero cena en un japonés de aquí (que ya hay que tener ganas), y después a casa de un compi americano de la escuela, a jugar al Cards Against Humanity. Joder, como me he reído. Y me alegro, que me hacía falta. Demasiado estudio  y demasiadas comeduras de cabeza, te hacen perder el enfoque; la vida está para vivirla. Un poco de vino, alguna cerveza local, y buena compañía.
Por lo demás poco que contar. Esta mañana carrerita buena, de hora y veinte, con una compi italiana. Casi me muero de la risa cuando me ha hecho parar para entrar en una heladería, sólo para poder mirar un poco los helados.
Esta semana ha sido un poco chof en el cole. Muchas horas seguidas, y pocos resultados, así no. A ver qué tal este viernes, que me toca presentación en árabe. Y mañana me queda mucho por estudiar. Bueno, igual que hoy, e igual que el lunes. Más de lo mismo.
Os dejo un vídeo que me ha molado. Hablamos ;)




viernes, 20 de noviembre de 2015

Nada que contar, ahí sigo. 

Una foto publicada por Carlos Giménez (@mr.koperpot) el

martes, 17 de noviembre de 2015

Tūbqāl

Hay una pareja de ancianos en mi academia que son encantadores. Bueno, no del todo, por que a mi ella me parece una bruja, pero bueno, me refiero a su relación y su forma de vivir. Ella alemana, él francés, de unos 75 u 80 años cada uno. Él cuanto apenas puede moverse, ella en cambio tiene cuerda para rato. Se jubilaron hace unos cuantos años, y en aquel entonces decidieron vender su casa, y junto con su pensión, dedicarse a recorrer el mundo. Y en ello están. Cada año, o cada poco tiempo, cambian de país, se apuntan a una academia para aprender el idioma, y así viven. Y sí, yo creo que ahora es cuando realmente están viviendo.
La envidia me corroe :P
Mañana empiezo las clases de 6 horas, por que cada dos semanas llegan alumnos nuevos, y ahora parece que hay los suficientes en mi grupo como para hacer más horas, dado que será menos tiempo para dedicarle a cada uno. Y si yendo 3 horas al día estaba saturado, con 6 puede que quiera cortarme las venas. A este paso, ni Instagram, ni Whatsapp, ni nada.
Mi compi nuevo es un poco pesado. No llevo ni 30 horas con él, y ya me tiene hasta el gorro. Creo que todos mis compañeros coincidimos en que es un poco fantasma, pero bueno, le daré una oportunidad antes mandarlo a la mierda, que tal vez sólo sea su forma de llamar la atención. Con lo que odio yo ser el centro de atención...
Este finde hay un viaje organizado al Sáhara, pero también me han ofrecido de forma paralela una ascennsión al monte Tūbqāl, el pico más alto de Marruecos, con 4.167m (mi primer cuatro mil!!). Hacer noche en algún lado, y al día siguiente hacer parapente. Tiene buena pinta, pero viendo cómo llevan los coches aquí, no me fío mucho de las condiciones en las que pueda estar el parapente. Y llevo zapas de senderismo, no botas de montañismo. Me lo tengo que pensar.
Por cierto, me he pillado unos boxers superchulos por dos euros :D
Si no los enseño reviento.


Bona nit!!

domingo, 15 de noviembre de 2015

Coño, casi se me olvida, hoy hago dos semanas en Marruecos.

Haciendo el giri por Rabat.

Hoy ha sido un buen día. Llevaba unos bastante malos, apagado y negativo por un tema personal, y necesitaba salir a hacer cosas. Me ha cogido una compi catalana, la única persona con la que puedo hablar en castellano por aquí, y nos hemos ido a hacer el giri. Hemos dado una vuelta por la costa, que a mi el agua es algo que siempre me alegra ver. Hemos conocido gente encantadora que nos han ayudado bastante a llegar a Salé, un pueblo marítimo al otro lado del Bu Regreg, de familias humildes y pescadores. Después hemos parado en un chiringuito de la zona y hemos comido pescadito frito recién cogido. Una vuelta por el zoco de la medina de Rabat, y ya nos hemos despedido; ella se ha ido con su host family, y yo me he venido a la residencia.
Ha sido una pena llegar y ver que Andrea, mi compi de habitación se había pirado ya, y no me había dado tiempo a despedirme de él. Aunque en parte me alegraba pensar que tal vez me fuera a quedar a solas en la habitación. Pero no, la alegría me ha durado poco; me ha despertado de la siesta Jamal, el que aloja a los residentes, con mi nuevo compi. Un francés que no se calla ni debajo del agua. Con lo que me mola a mi la tranquilidad y el silencio... vaya dos meses y pico que me esperan.
Y por lo demás poco que contar. Me he caído, pero me estoy levantando poco a poco. Y cuando esté de pie del todo, esto va a ser increíble, lo sé. Como dicen los Warcry "Nada hay bajo el sol que no tenga solución, nunca una noche venció a un amanecer".





sábado, 14 de noviembre de 2015

Maldito reloj.

Intenta conseguir una cerveza un viernes por la noche en Marruecos. Ni de coña. Y es que los días de mierda deberían de venir con un kit de emergencias. Betadine, gasas, un pack de doce latas de budweisser, y un torniquete (por si acaso). Ah, y valium, por que esto me va a costar noches en vela, seguro. Tal vez un par de cajas de protector de estómago, nunca se sabe. Y olvida los condones, que lo de "un clavo saca a otro clavo" sólo funciona en las películas. Y generalmente ni ahí, por que los protas se acaban dando cuenta de que están hechos el uno para el otro, y bla bla bla... pues eso, películas.
Marruecos me va a costar la salud.
Suma y sigue.


jueves, 12 de noviembre de 2015

تصبح على خير

Llevo unos días un poco ñoño, qué le vamos a hacer, muchas cosas.
Por un lado el árabe me tiene bastante saturado, la verdad. Y el inglés resulta frustrante algunas veces. Pensaba que tenía mejor nivel, y aquí se me comen con patatas. Ayer estaba un poco chof por que me había dado cuenta de que había veces que prefería estar callado antes que meter la gamba con algún verbo (bueno, y por más cosas que dejo para "go left"). Pero bueno, hoy lo veo con otros ojos; no pienso volver a cortarme en una conversación, me da igual si sólo se me entiende media frase. Así es precisamente como se mejora. Y la verdad, he perdido mucho (no os podéis hacer una idea de cuanto) viniendo hasta aquí; quiero que por lo menos valga la pena el sacrificio.
A ver si este fin de semana escribo un poco más. Algo decente, de eso que te sale después de 4 cervezas y borrar 14 veces...



miércoles, 11 de noviembre de 2015

sábado, 7 de noviembre de 2015

Sol 6

"¿Sabes bailar o tocar la guitarra?" Esta fue la pregunta que me hizo Shamira, la que administra la academia, cuando le dije que era español, el primer día de clase. Me dejó loco. Estuve a punto de preguntarle si llevaba una bomba debajo de la ropa, pero me pareció que era empezar con mal pie.
Lo sé, debería estar estudiando, pero es que me da tanta pereza... además, prefiero hacerlo por la noche, como cuando iba al instituto, y así aprovecho ahora para escribir un poco, que es algo que no quiero ir dejando.
Pues ya casi una semana en tierras moras. La verdad es que me siento muy torpe aún a la hora de desenvolverme por aquí. No quiero parecer un guiri, pero algunas veces es inevitable, como ayer comprando una cafetera. De verdad, lo que más odio es tener que regatear, y cuando vas de turista te la intentan meter en cada puesto. Lo que me ha sorprendido son los taxis; un viaje de 5 o 6 kilómetros te puede costar sobre un euro y poco, y además siempre pillan el mismo camino que me indica a mi el Wazze. Curioso.
A esta ciudad le falta mucha iluminación. Hay barrios por donde puedes hostiarte perfectamente si no sabes dónde quedan las entradas a los garajes. Y cruzar las calles es toda una aventura, los semáforos son decorativos, y los pasos de cebra hace años que no se pintan, y tienes que intuir por dónde quedan. De todas formas, lo que más me estresa es el ruido. Lo odio. Y aquí todo (TODO) el mundo usa el cláxon; para avisar que van a cruzar por una intersección, o que no lo van a hacer, o saludarse, o cagarse en tu puta madre, o yo que sé... el caso, que ahora cuando salgo voy con los auriculares puestos, escuchando a Andrés Suárez, o algo que me relaje y transporte lejos de aquí.
Hoy mi compi de habitación, Andrea, se ha pirado a una excursión a Fez, organizada por la escuela. No es que no me apeteciera ir, pero joder, tengo 3 meses por delante como para irme ya a hacer turisteo. Además, yo soy más de pillar un tren a mi rollo y ver donde termino. Y hoy tal vez nos vayamos a Casablanca a ver Everest en una pantalla Imax, así que tampoco es que me piense quedar hincando codos. Aunque me hace falta, lo admito.
La resi queda casi al lado de la playa, así que puedo ver atardecer cada día sobre el Atlántico. Bueno, eso lo dejo para más adelante, para esos días que sean pura morriña.
Desde el miércoles tengo 4G en el móvil. Me pillé una tarjeta de prepago de Meditel, así que ahora tengo un teléfono que empieza por 0021206... y puedo recibir whatsapps y ver el feisbuc, también fuera de la resi o la academia. Por cierto, no he reinstalado nada, así que no necesitas cambiar mi número para hablar conmigo por whatsapp.
Se me han cambiado un poco los planes, así que puede que esté por Valencia el primer fin de semana de diciembre. Aunque prefiero no hacer planes hasta el último momento.
Bueno, voy a ver si hago algo productivo con mi vida. Os leo.



miércoles, 4 de noviembre de 2015

te conozco de siempre y llegaste hace un rato...

martes, 3 de noviembre de 2015

NTR

Tercer día y sigo reventado. Me hago mayor. O sólo viejo, no lo sé.
Hoy ha sido el primer día en el que doy clases, y bueno, me he sentido más torpe que echando mi primer polvo. Imaginad que te den clases de árabe, explicándotelo en inglés. Pues no sé como será vuestro nivel, pero el mío no es el mejor del mundo. Y lo noto. Pero bueno, creo que entre las clases y hablar con tooooda lademás gente de la resi, he practicado más mi inglés en dos días que en toda mi vida. Y ahora sí que no exagero.
Me han puesto en el nivel más bajo, junto con otra chica (una alemana muy maja).
Sobre la escuela poco que contar. Es un chalet gigante, en la zona de las embajadas, con una haima en el jardín, un montón de aulas...
Y bueno, iba a seguir escribiendo, pero estoy que me caigo. Y me encantaría volver a casa, y  ver a las personas que echo de menos. Y meterme un siglo en la cama.
Estoy cansado. Cansado de estar lejos.

domingo, 1 de noviembre de 2015

Marruecos, día cero.

Las calles de Marruecos son muy parecidas a las de Líbano (excepto por los tiros en las paredes y las casas derribadas), y se conduce exactamente igual del mal. He llegado a ver cinco filas de coches para tres carriles. Y sólo llevo 4 horas en este país. Bueno, empiezo por el principio.
Aterrizo a las 18h y pico, hora local (la de Canarias) en el aeropuerto de Rabat. No sé si habéis volado con Ryanair alguna vez, pero es como volar en el metro en hora punta. Aunque para dos horas de vuelo, no me quejo. Paso por aduanas sin problemas. Me ha dado un poco de palo decir que soy militar, pero bueno, paso de ir de listo en una situación así. Me recoje Ismael, un marroquí de unos 30 años que siente poco aprecio por su vida (y la mía) al conducir. Tiene el coche aparcado en una plaza para minusválidos, pero sospecho que no tiene ningún tipo de minusvalía. Mal empezamos Ismael. Me lleva en plan Fitipaldi por media Rabat, llamando por el móvil cada 10 minutos. Creo que le he jodido el plan de esta tarde. Y como tampoco es que pilote mucho de inglés, pues digamos que se me ha hecho muy largo el viaje, más que el vuelo. Me registro en la academia, pago (que alivio quitarme todo ese efectivo de encima), y me llevan a la residencia. Que no está mal, todo hay que decirlo. La calle es oscura y no se ve bien por fuera, solo un letrero luminoso en un azul "sirena de la nacional, a las 3 de la mañana cuando sabes que vas a dar positivo", que me deja un poco pensando que es un puti. Pero no. Allí me espera un chico marroquí de no más de 20 años, que no habla ni papa de inglés ni de español. Con gestos me enseña mi habitación, y me cuenta un poco de qué va el rollo de la resi. No tiene mala pinta.
Mi habitación es triple, pero sólo nos alojamos dos. Mi compi es italiano, Andrea, un chaval de unos veintiocho o treinta tacos. Bastante majo. Paso de decirle que en mi país su nombre es de chica, no empecemos mal. Se le nota la italianidad, en su mesa hay más cremas que en el baño de mi madre. Pero no habla a gritos, ni hace aspavientos con las manos, y con eso a mi ya me ha ganado (mira si me conformo con poco). Me cuenta un poco la película de la academia, y parece que aún le queda un mes aquí, así que tendremos tiempo de salir de farra estudiar hasta que amanezca.
Salgo a echar una cerveza, pero mierda, estoy en un país musulmán, y puede que me crucifiquen por pedir una. Ah, no, eso lo hacen los judíos. Bueno, que salgo a cenar. Me pido un shawarma, que viene a ser un rollito de primavera, pero con carne de cordero, y un zumo verde, al que no le identifico el sabor. Doy una vuelta buscando una tienda de telefonía, por informarme sobre las SIM cards, para tener 3G fuera de la resi, por el Waze y esas cosas. Pero nada, hay varias pero todas cerradas. Sí que veo abierto todo tipo de bares, Burger King, Telepizza, un bar de Google (aquí lo del copyright creo que se lo pasan un poco por el forro), tiendas Adidas, etc...
Y bueno, poco mas que contar. La echo de menos, pero eso no es nada nuevo.


La espera. Es lo peor de los aeropuertos, cuando tienes que llegar 3 horas antes (ya ni dos, política de Ryanair) para facturar las maletas, que se hace en 10 minutos, y luego te tiras el resto vagabundeando por los Tax Free, Starbucks, y Burger King...
No lo voy a negar, me imaginaba un último día en España un poco diferente. Pero bueno, hoy por lo menos me he podido despedir de Ella. La que me da dolores de cabeza y de corazón a partes iguales. La echaré de menos. Y la verdad, espero que no sean tres meses sin verla.
Ya escribiré desde la residencia.
Un abrazo.

viernes, 30 de octubre de 2015

Pocas horas para salir hacia Madrid, y de ahí a Rabat. Un "hola", un concierto, una despedida. Mi vida empieza a llenarse de "últimas cosas" otra vez. Aunque son cosas que a la larga acabo repitiendo. Esto empieza a ser un bucle, y creo que me estoy cansando. Tengo ganas de olvidarme de ciudades, personas, situaciones. Tengo ganas de estabilidad. De despertarme con alguien al lado y saber que mañana será igual. Y al siguiente. Y dos semanas después. Pero bueno, también de pequeño quería ser un power ranger... siempre he sido de desear imposibles.

martes, 27 de octubre de 2015

Y aún no ha terminado el día...

Me despierta un mensaje. Es Ella, sonrío. Tuerzo la mueca y pienso qué responderle. No es temprano, pero estoy de vacaciones, qué demonios. Me ha pillado con las neuronas a ralentí, pero aún así espero ser original. Tecleo alguna chorrada, corrijo las faltas y le doy a enviar. Lo admito, no se me da bien ser original con el nivel de cafeina en números rojos. Aún así me la imagino al otro lado, leyendo mi respuesta y sonriendo. Empieza el día.
Vuelve a sonar el móvil. Esta vez una llamada. No son ni las 10 y el inquilino de mi piso ya me está poniendo la cabeza como un bombo. Algo sobre una fuga de gas, o algo así. Le digo que bien, que lo miraré cuando salga del coma. Me cuesta levantarme. Creo que anoche me quedé hasta las 3 y pico, o las 4, leyendo un blog. Y hoy lo voy a pagar, está claro.
Saludo a mi madre, le cuento lo del gas y le digo que luego me pasaré por donde Raúl, el fontanero de toda la vida. Abro el tarro de cristal donde guardan el café mis padres, me acerco a olerlo mientras miro por la ventana, y decido ser generoso con la cafetera. Mi sobrina está en el salón y me siento con ella a desayunar. Está hipnotizada mirando la tele, unos dibujos estridentes de voces chillonas y colores epilépticos. Pienso en que los creadores quieren que mi sobrina salga gilipollas, y decido ponerle a bajar algo en condiciones. Aunque seguramente ella prefiera estos, sólo por llevarme la contraria. Ha salido a su madre.
Me desparasito en la ducha, y salgo a hablar con el fontanero. Otra vez el móvil. Parece que está lloviendo en Su tierra. Y yo aquí, muriéndome de calor. Nunca tenemos lo que deseamos, ya lo sé. Le contesto con una foto de un cielo azul valenciano, esperando no parecerle muy cabrón, pero sí un poco cabrón.
Discuto con el fontanero, con su mujer, con mi padre, hasta con mi sobrina. Necesito otro café. Lo vuelvo a cargar bien.
Dentro de unos días salgo hacia Marruecos, y bueno, por mis cacharros ha pasado todo tipo de información. Desde manuales confidenciales, hasta fotos para mayores de 35. Decido hacer una limpieza general, y ya que estoy, mejorar un poco la seguridad. Guardo toda la info delicada del trabajo en un pendrive cifrado; este se queda en casa. Cifro otro donde guardo lo "delicado" que quiero llevarme. Cambio la tarjeta SD del móvil por una wipeada a ceros, y saco un backup de la memoria interna antes de restaurarlo (varias veces) de fábrica. El portatil no me preocupa; siempre he tenido el HD cifrado, y desde hace un año el ESD activado. Parnoico que es uno. Además, debe de ser el cacharro que menos info sensible tiene.
Relleno la taza, ya van tres, y no es ni mediodía.
Joder, ¿a comer ya? Necesito volver a mis propios horarios...
Pienso en Ella. Espero que no se haya mojado mucho de camino al trabajo.
Debería de ponerme con el master, pero he decidido que lo voy a dejar para Marruecos. No me vendrá mal tener la mente ocupada todo el tiempo que pueda.
Son más de las cuatro. Creo que voy a volverme a la cama. Mañana será otro día.


lunes, 26 de octubre de 2015

Marruecos me espera

6 días y pico para el vuelo. Estoy en ese momento chungo, en el que aún es pronto para hacer la maleta, pero ya estás impaciente por tenerlo todo "cerrado". Para este viaje no necesito visado, ni vacunas. Son tres meses, pero es a uno de esos países "raros"; amigo, por la cercanía física, pero completamente bipolar en lo que a leyes y cultura se refiere. Es un viaje que disfrutaré, lo sé. No soy muy de integrarme en la población local, lo que supongo que me vendrá bien en este caso. Pero es un país que me ofrece descubrir cosas a las que no tengo acceso aquí. He pensado hacer una lista de cosas que quiero ver, o hacer.

Sin orden ni concierto.

- Ver las dos lluvias de estrellas que me pillan allí, desde el desierto, el 14 de diciembre, y el 3 de enero. Las dos mejores del año, por cierto.
- Visitar Chauen, el pueblo azul, en Tánger.
- Visitar la playa de los arcos rojos, en Legzira (Mirleft).
- Recorrer el desierto en quad.
- Visitar el Sáhara Occidental (si veo claro que no me van a poner problemas para volver a entrar en Marruecos. Por si acaso lo dejo para el final.)
- Perderme en los zocos de cualquier medina en cuanto pueda.
- Visitar las cascadas de Ouzoud
- Casablanca, Marrakech...
-  Iba a poner "alojarme en algún riad", pero es un poco triste hacerlo a solas.
- ...

Y otras cosas que espero hacer (ya iré ampliando la lista). La propia academia se encarga también de montar excursiones y talleres los fines de semana. Así que ya veremos. De todas formas hay dos fechas en particular que ya tengo reservado el billete para España (aunque tengo que admitir que me gustaría que fueran más), así que se va reduciendo la lista de tiempo libre. Y eso es lo que me mola.

viernes, 23 de octubre de 2015

jueves, 22 de octubre de 2015

Decidido, me voy a Marruecos en avión. He estado leyendo en varios sitios los riesgos de ir con tu propio coche, y paso de complicarme la vida. Que si el gasoil está aguado, los problemas en la frontera, además parece que no te dejan abandonar el país si no te llevas el coche, con lo que irme a celebrar el Año Nuevo a Españistán lo vería complicado, etc. Y si a eso le sumas que el billete de ida y vuelta me sale por treinta euros... podría volar todos los fines de semana si quisiera (que es menos de lo que me suelo gastar en bajar a Valencia desde Zárágózá, por ejemplo).
Hablando de otro tema, estoy pensando en cambiarle el dominio al blog. Este es demasiado "militar" y a mi hace años que se me pasó el ardor guerrero...
Por cierto, como no me pire pronto me voy a enganchar a los cotilleos de la mañana!!

martes, 20 de octubre de 2015

Voy a ver si actualizo el blog más a menudo, que lo tenía bastante abandonado la verdad. Y bueno, ahora voy a tener cosas que contar :)
No sé si llevarme el coche a Marruecos. Me será muy útil, no lo dudo, pero me acojona pensar que se va a tirar 3 meses durmiendo en la calle. No por si lo rayan o roban, sino por si al cruzar la frontera con España, un perrito de esos tan majos se sienta al lado de mi puerta. Y ahí ya me acabo de cagar. Además, he estado mirando y si me diera por subir hasta la península, me sale mucho mejor usar el avión; 75 euros ida y vuelta a Madrid. Y una vez allí ya vería.
Esta semana comienzo también un máster en seguridad informática (bueno, conociéndome no iba a ser de botánica...). Debería haberlo empezado ya, pero no tengo ni idea de qué ha pasado con un correo que me tenían que mandar. Mañana les llamaré.
Por lo demás mi vida sigue más o menos igual. Creo que pienso bastante más de lo que debería en Ella, y me rayo algunas veces con lo de mi "erasmus". Estos 3 meses van a ser duros. Y me jode, por que siempre he sido una persona muy independiente, y de la noche a la mañana, mira... pero bueno, en algún momento me tenía que pasar. Por lo menos parece que es la chica adecuada. De todas formas ya sabéis como funciona esto, así que prefiero no hacerme ilusiones, así la hostia suele ser menor. Pero es verdad que si saltas de un primero, como mucho te rompes una pierna. Pero si saltas de un noveno, el resultado es el mismo que hacerlo desde una treinta y cinco. ¿Dónde está la linea de no-retorno? ¿Y si lo das todo y luego te quedas vacío? Pues a rellenarse otra vez, y volver a tirar los dados. Es lo que hay. El que no arriesga, no gana.
Llevo los ciclos circadianos en rompan filas; me acuesto a las mil, y me levanto super pronto. Y luego siestaza de 3 horas. Vale que estoy de vacaciones, pero joder, ya tengo la cama desgastada de darle vueltas.
Pensaba que iba a dolerme más lo de Asia, pero no. Imagino que será por la cantidad de noticias sobre violaciones en India, crimenes de guerra en Mianmar, violaciones de derechos en Tailandia... bueno, ya habrá tiempo de hacerlo algún día. Y con un poco de suerte tal vez no sea a solas.
Voy a ver si duermo un poco.
Bona nit!


domingo, 18 de octubre de 2015

Tiempo de cambios.


Al final todo se ha ido a la mierda, como es habitual en mi vida en los últimos años. Cuando parece que consigo algo que vale la pena, poco a poco se va difuminando hasta que se vuelve borroso, y se te escapa entre las manos. Unas veces por mi culpa, otras por las circunstancias.
Ya no hay Ásia. Ni Vietnam, ni Laos, India, Nepal... nada. Me echaron la excedencia para atrás desde Madrid, por una norma que ni conocía, ni quería conocer. Por que es de esas que te atan y sentencian. De esas contra las que no se puede recurrir. Así que, ofuscado por la negativa, me pedí 3 meses de licencia, que esto sí que están obligados a concedérmelos. Y en esas estoy, hace hora y media que han empezado oficialmente mis pequeñas vacaciones. Y como no iba a hacer en 3 meses lo que tenía planeado en 24, y no soy de perder el tiempo, me piro fuera, a uno de esos cursos raros que hago yo en el extranjero.
Y ahora viene la parte triste de la historia. Hace un par de meses conocí a alguien, una mujer especial. Hacía ya muchos años que sabíamos el uno del otro, pero no fue hasta entonces que nos vimos las caras. Y me sorprendió. Descubrí a una persona alegre, divertida, con un carácter un poco macarra (aunque se lo niegue a ella). Una persona a la que le gusta que la cuiden, y a la que me gusta cuidar. Y mil cosas más que no voy a escribir aquí por si lo acaba leyendo ella... Pero me voy. Tres meses nada menos. Y el caso es que no quiero, pero sé que debo. Y no tengo ni idea de qué será de nosotros a mi vuelta. Ni siquiera si habrá un nosotros...
En fin, que noviembre va a ser una mierda.


sábado, 25 de julio de 2015

Too many secrets

Por si a algún friki le interesa, he actualizado la clave GPG del blog, que nunca está de más.

PD: En realidad esto lo hago sólo por ver cuánto tardan en detenerme en una de esas fronteras raras, que hasta hace cuatro días algoritmos como el RSA estaban considerados armamento :P

miércoles, 15 de julio de 2015

Atascado en Irán

Bueno, empiezo por el principio.
Llevo planeando un viaje (EL viaje) desde hace años, pero por motivos varios nunca he podido realizarlo. Hasta ahora. Dos años de excedencia para recorrer el centro y el sur de Asia, de mochilero y en las condiciones más precarias que pueda encontrar, rollo semivagabundo. Sí, me voy con una mano delante y otra detrás (aunque pediré un préstamo este lunes, a ver qué me dicen, que no las tengo todas conmigo). Con un presupuesto lo más ajustado posible, y tirando de tienda de campaña cuando pueda; y no poncheo por que queda "demasiado militar", y voy a pasar por países donde cuanto menos sepan de mi, mejor (bueno, por eso y por que hay arañas como la cabeza de Buenafuente).
La idea era (y es) cruzar desde Teherán (Irán) hasta Hanoi (Vietnam), a patita. Pero ya empiezan los problemas. Estoy en la fase de planificación aún, pero ya me están tocando los cojones con los visados. Resulta que Turkmenistán es algo así como Corea del Norte, pero con menos turismo, y un amado líder menos cómico.

Según Wikipedia:
"De acuerdo con Human Rights Watch, Turkmenistán "sigue siendo uno de los países más represivos del mundo. El país está prácticamente cerrado al escrutinio independiente, los medios de comunicación y las libertades religiosas están sujetas a restricciones draconianas y los defensores de derechos humanos y otros activistas se enfrentan a la amenaza constante de represalias del gobierno". El presidente Berdimuhamedow promueve un culto a su personalidad en la que sus familiares y sus asociados disfrutan de un poder ilimitado y ejercen un control total sobre todos los aspectos de la vida pública"

Y necesito cruzar por este país para llegar a Uzbekistán desde Irán. La única solución que me dan es un visado de "tránsito", y como su nombre indica, no me deja estar más de 5 días en el país. 5 días para hacerme unos 600 km a pata. Ni harto de grifa. Así que, o cruzo en otro medio de transporte que no sean mis botas (además de tener ya el visado para Uzbekistán, para demostrar que sólo estoy de paso), o me pillo un avión Irán-Uzbekistán (300 y pico el más barato). Lo bueno es que el de Irán es de 90 días, y gasto unos 30 andando, así que tendré tiempo de sobras de decidir cómo llegar a Samarcanda. Y siempre nos quedará Afganistán, aunque no me hace mucha gracia, lo admito. Por lo menos para Kirguistán no necesito visado, y el de Tayikistán no parece muy complicado de conseguir.
Veremos si no termino en una cárcel turkmena por intentar pasar cual "sinpapeles" en el motor de una vanette :P
Bueno, me voy a tomar algo, que tanto rollo me ha dado sed.
Nos vemos en los bares.
PD: Echando cálculos, sólo Irán ya van a ser más de mil kilómetros. Esto va a estar bien ;)


lunes, 8 de junio de 2015

Sab kuch milega

Dicen que cuando una puerta se cierra se abre una ventana. Imagino que será verdad, por que los dos últimos años han sido un poco "catastrof", pero tengo que admitir que no han dejado de ocurrirme cosas interesantes, diferentes, o simplemente raras de cojones. Primero el divorcio; una etapa triste y dolorosa por la que tuvimos que pasar. Era necesario, porque algunas cosas cuando se rompen ya no pueden volver a arreglarse. De aquella época sólo siento haber perdido el contacto con ella. Pero bueno, la vida es cuestión de decisiones. Después vino la misión en Líbano. Aburrida y monótona, aunque conocí a alguien que me alegró un poco aquellos días, y me ayudó a superar malos momentos. Después vino la decepción clásica, del que busca algo más, y sólo encuentra amistad, pero ese es otro tema.
Y por fin llega la ventana. Sin pareja, sin "dependencias no satisfechas" (esto seguro que sólo lo entiende algún linuxero...), sin nada que me ate a mi tierra, mas que la familia y una hipoteca (de un piso que está alquilado). Y con un trabajo que me permite dejar esta vida en stand by, llega el momento de ponerse el mundo por montera, coger el atillo, y ver que nos depara más allá de las fronteras. Líneas que he cruzado infinitas veces por trabajo o en compañía, y que ahora decido atravesar asolas. Vamos, que me piro un par de años de excedencia, a recorrer Asia, y luego lo que surja... 15 de febrero, y contando, así que más me vale empezar con los preparativos, porque no te haces 8.000 km sin haber pensado por lo menos en los visados.