miércoles, 18 de septiembre de 2013

En mi línea

Se pasan las semanas y no me siento al teclado. Bueno, sí, pero para cualquier cosa menos para escribir. Tengo mil películas atrasadas, otros tantos libros por leer, y un montón así de grande de problemas varios, de los que no me apetece hablar.
Vuelvo a tener feisbuk. Sí, ya soy un ente integrado en la sociedad otra vez, aunque admito que vivía muy bien sin él. Hace tiempo escuché que tener muchos amigos en el feisbuk es como tener mucho dinero en el monopoly, así que si no te tengo agregado no te calientes la cabeza, seguramente ya me conozcas y sepas que a mi rollo zen se la sudan muy mucho estas mierdas.
Últimamente me estoy complicando la vida, seguramente más de lo que pueda aguantar, así que tal vez en unos meses pete por algún lado. Que nadie se alarme, va conmigo.
Por cierto, otra misión en ciernes. Esta vez a uno de esos países que parece que vivan enfadados los unos con los otros, desde tiempos inmemoriales. Y encima vamos de decoración (u know...). Lo peor es que tampoco sé que hacer con el dinero. Bueno, sí lo sé, claro, pero tengo tantas variables delante, que ni me planteo tomar una decisión. De todas formas aún quedan muchos meses (y lo largos que se van a hacer).
Mañana toca dormir al raso. Por esos rollos que hacemos en mi empresa de cuando en cuando. Emboscadas, asalto a una posdef y esas mierdas aburridas de la época de las cavernas.
En unas semanas tengo un par de eventos "raros", de esos que me ponen a mi. Uno de ellos tiene mucho que ver con mi empresa, y el otro es un congreso sobre seguridad informática.
Por cierto, el otro día tuve una pequeña discusión con mi Jefe. Surgió el tema de la religión, y yo en esto no puedo tener la boca cerrada, me supera. Así que cuando me hizo LA pregunta contesté con un "no, soy ateo practicante". Y en que mal momento. Al parecer este hombre muy religioso no es que sea, pero tiene historias para todo. Y claro, es el Jefe, mándale tú callar...
Me hizo especial gracia cuando intentó que le explicara como es eso de "predicar la nada", como él lo llamaba. Claro, mi empresa és como és, y estoy a unos meses aún de irme de misión, no me apetecía ponerme a hablar de librepensamiento, raciocinio, lógica y tal, así que le di la razón como a los locos. Pero no tuvo bastante. Y entonces atacó con esa popular frase "no importa que no creas en Dios, él sí que cree en ti". Y se quedó más ancho que largo. Ahora dime cómo coño le pides a un tío que te saca esa clase de clichés que te argumente nada. Empezará con la Fe, con lo de "creer", etc, etc... y eso es algo me hierve la sangre. Yo les pido datos y ellos te dan en la cara con un panfleto de tres mil páginas y mucha imaginación.
Normalmente en este punto ya me hubiera conectado a masa, repetido la última palabra de sus frases y puesto cara de interés. Pero claro, no es un colega más. Es el personaje que decide. En el sentido más amplio de la palabra. Así que intenté suavizar mis argumentos, y a la que se distrajo fui a por un café...
Sí, huí como las ratas, pero es de entender, creo yo...
Así que como veis, mi vida no cambia mucho. Bueno, en realidad sí, pero eso es otro tema...
Bona nit.

jueves, 8 de agosto de 2013

Esto empieza a cansar

Odio el verano. Las tardes en la residencia se hacen eternas. El calor es sofocante, y vas jugando con el aire acondicionado, sin acabar de pillarle el punto. La única ventaja es que mi compañero de habitación se ha ido quince días de vacaciones.
Llego, me ducho, me tumbo, leo, leo, leo, pongo la tele, la apago, leo, y así hasta que me da la hora de cenar y saco la sandwichera para prepararme algo que no me cueste mucho esfuerzo/dinero. Ni siquiera tenemos una mísera cocina en la que poder calentar algo de pasta.
Y lo peor es que me veo así por muchos años.
Ayer salió publicada la convocatoria de vacantes. Tres al año. Cero para Valencia. Cero desde hace ya dos años. Y aún tengo a veinte tíos delante, sólo de mi promoción. Luego súmale los de la treinta y cinco, y espera que la vacante que consiga aliviar la cola no sea de "Sargento o Sargento 1º", por que si no ya sabes que te la van a chafar. En fin, que me veo seis años más en Zaragoza. Seis años lejos de mi mujer. Seis años de sandwiches, de compartir habitación, de cierzo, de salir a quince grados y volver a casi cuarenta. Seis años más de mierda, tirados a la basura.
Lo dicho, que odio el verano.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Odio esa sensación que me inunda cuando termino un buen libro, en plan, ¿y ahora qué?. A veces incluso suelo tardar un par de días en hacerme a la idea. Analizar a fondo la historia y aceptar que ya no volveré a saber nada de esos personajes. Que me han abandonado y voy a tener que empezar otro libro, con el amargo regusto de que no va a ser tan bueno como el que acabo de soltar.
Y sobre todo odio cuando me identifico con alguno de los protagonistas. No con valientes caballeros de blanca armadura, si no con tíos normales, con algún tipo de raro trastorno, con sus miedos y sus defectos, pero en los que me veo reflejado. Tal vez no completamente, pero lo suficiente para no sentirme a gusto cuando fallan en algún punto.
No voy a hablar de la novela que acabo de terminar, eso sería definirme demasiado (y no hay más que ver este blog para saber que eso no me va...), pero me he dado cuenta de una cosa: si ya en ocasiones soy un poco autista, no ayuda haberme comprado un ebook de esos minis, que puedes llevar en cualquier bolsillo. Incluso en algún lugar secreto ;)

sábado, 22 de junio de 2013

Joder, cada vez paso mas tiempo sin actualizar esto, pero bueno, tampoco es algo con lo que me caliente la cabeza.
Sigo en Zaragoza, y aquello es una mierda. Imagino que a los maños les encantará, pero yo le estoy cogiendo un asco... salir por la mañana jodido de frío y tener que remangarte a las 10 por que ya no aguantas el calor.
Del trabajo poco puedo contar que no se vea cada día en las noticias. Los recortes llegan a todas partes, y la Defensa no iba a ser una excepción. Eso sí, hay cosas de risa; lo del submarino que no podía salir a flote porque pesa demasiado, suena a chiste. Pero bueno, así es la empresa.
He intentado presentarme a la convocatoria para el ascenso a oficial, pero por primera vez me he topado con una barrera chunga de verdad: la edad. No puedo tener o cumplir los 31 en 2013. Y yo los hago en verano, así que... pero una vez mas no me hago cruces, sigo con mis estudios particulares, mis maniobras, mis viajes, mis montañas...
Bueno, voy a ver si me acuesto, que son casi las 3... y uno ya tiene una edad ;)

sábado, 23 de febrero de 2013

Anoche estuvimos de concierto, Jorge Salán, puede que el mejor guitarrista de España (de guitarra eléctrica, ok...).


La noche no estuvo mal, aunque me mata que en estos garitos no tengan kalimotxo. Y eso que el bar no tenía mala pinta, aunque prefiero el ambiente de sitios como el Ketzally o algo así... esto era demasiado "comercial". Pero bueno, Salán valía la pena, así que... Incluso tocaron Over the hills and far away, de los Nightwish.
Por lo demás esta semana tengo un día libre, por el aniversario de mi Unidad, que ya deberíamos haber cogido y tuvimos que retrasar por unas maniobras (joder, que frío).
Ya estamos viviendo en el piso nuevo. Bueno, mi mujer, yo a tiempo parcial :P
Y en un par de semanas me voy a la Rooted CON otra vez, a ver que tal se plantea este año (una lástima no haber pillado residencia antes, me he tenido que dejar los euros en un hotel)
Y poco más, me piro a ver si despierto a la parienta (me encanta verla de resaca : )

jueves, 17 de enero de 2013

Un día lúcido

¿Cuánto llevo en Zaragoza? He perdido la cuenta de los meses.
La verdad es que se empieza a hacer largo. Compartir habitación, alimentarme a base de sandwiches, los viajes cada fin de semana, trescientos kilómetros en un sentido y otros tantos en el otro. No sé si mis compañeros están tan quemados como yo, pero la verdad es que soy el único que lleva once años haciendo esto; ellos llegan de sus casas, de vivir con sus familias, sus amigos; no lo entienden. Hace unos años un amigo me hizo ver que somos caracoles, siempre con la casa a cuestas.
En el trabajo me piden que le mienta a mis soldados. Que les diga que las ALOGs no se van más de misión que nosotros, para que no pidan vacantes. Es muy triste.
Me hizo gracia cuando en una charla, el Coronel, hablando de recortes en el presupuesto y demás, nos dijo que él "no entendía de economía". ¿Cuanto cobra un Coronel? Me imagino que si cobrara lo que un Sargento (no digamos ya lo que un soldado, que son unos 900 euros) le dedicaría más tiempo a la economía y miraría cada mañana como va la maldita prima de riesgo. Es fácil no pelear por que te quitan una paga cuando cobras cuatro veces lo que un subordinado.
Y me resulta curioso cuando escucho a algunas personas quejarse de que a los militares nos pagaban la comida. Bueno, eso es cierto a medias. Sí, nos pagan (pagaban, hasta que quitaron la cocina porque "no había negocio") una parte de la comida, de manera que nosotros pagábamos dos euros con sesenta (más o menos). El caso es que mirando las horas que trabajamos, los turnos que hacemos, guardias, maniobras, nocturnidad, penosidad, peligrosidad, etc, creo que pedir que, por lo menos, me den la comida no es mucho, la verdad. Es más, si como el resto de funcionarios (que al parecer es lo que soy, y de clase B, nada menos, aunque mi sueldo no tenga nada que ver con uno de clase B civil...) debiera de trabajar las 1660 horas que dice el Gobierno, muy probablemente debería de dejar de hacerlo en Octubre. Pero creo que entonces me aburriría, y no quieras tener a tantos militares aburridos.