martes, 4 de octubre de 2011

No me convence...

Combatir el envejecimiento de la Escala de Suboficiales.
La profesionalización de las Fuerzas Armadas en el año 2002 ha tenido, entre otras consecuencias, el envejecimiento paulatino de la Escala de Suboficiales. Los alumnos de la Academia General Básica de Suboficiales (AGBS) son mayores que antes a causa de la supresión del acceso directo, que se hizo para favorecer la promoción del personal de tropa. La edad media de ingreso ha pasado de 19 años en la década de los 80, a 28 en la actualidad.
Esta situación puede agravarse con el nuevo sistema de formación previsto en la Ley de la Carrera Militar que comienza su andadura este curso escolar. El periodo de formación pasa de los dos años actuales a tres, incrementando en consecuencia en un año la edad de los sargentos egresos.
El problema en sí no parece ser la promoción interna, sino las condiciones en las que esta se desarrolla. Prueba de ello es que los sargentos de los países de nuestro entorno son más jóvenes y también es posible el acceso por promoción interna.
En Alemania, por ejemplo, los aspirantes a suboficial deben pasar primero por filas, a partir de los 17 años de edad, con el resto de personal de reemplazo durante cuatro meses. Si son evaluados positivamente, ingresan como alumnos. Al cabo de tres años obtienen el empleo de sargento y un título de formación profesional superior en alguna de las más de 40 especialidades de interés para las FAS alemanas.
Se trata de un sistema parecido al previsto en nuestras FAS en cuanto a la formación, no en cuanto a la forma de acceso. El sistema se complementa con una promoción interna específica para cabos 1º, de forma que antes de agotar el tiempo máximo de servicio, ocho años, pueden solicitar el acceso a suboficial y si la evaluación es favorable inician la formación en alguna de las especialidades señaladas.
En Francia, la mayoría de las plazas son para acceso directo con exigencia de título de bachiller, aunque también existe la promoción interna para la tropa profesional en condiciones parecidas a las nuestras, pero con una antigüedad máxima de siete años.
En Holanda, el aspirante ingresa como soldado y ejerce el empleo de cabo con el objetivo de desarrollar su liderazgo. Completados dos años, accede a la formación de jefe de pelotón, de forma que a los tres años desde su ingreso es promovido al empleo de sargento.
En Italia, el 70% de las plazas es para el acceso directo de jóvenes de entre 17 y 26 años con título de bachiller, el 20% se reserva parala promoción interna de tropa permanente con bachiller y más de siete años de servicio, y el 10% restante se oferta a los cabos 1º de hasta 40 años de edad, sin exigencia de bachiller.
Así pues, como se ha dicho, el problema no parece estar en la promoción interna, sino en las condiciones que establece nuestra normativa.
La Ley 8/2006 de Tropa y Marinería determina que para acceder a la AGBS por promoción por cambio de escala, la tropa debe llevar al menos tres años en filas, reservándose para esta al menos el 80% de las plazas, aunque en la última convocatoria se le reservó el 100%. Podría parecer que tres años no es un periodo excesivo, durante el cual el aspirante se forma, madura su vocación y presta un servicio útil a la institución. Sin embargo, en este plazo numerosos aspirantes cambian de objetivo, deciden preparar unas oposiciones administración del Estado, policías locales, empresas de seguridad...), esperar para optar al ingreso en la Guardia Civil o rescindir el  contrato para reincorporarse al ámbito civil.
Además, el sistema actual de concurso-oposición parece favorecer en exceso el concurso de méritos (tiempo de servicio, empleo, cursos, recompensas…), que representa el 40% del total de la oposición, permitiendo el acceso a la AGBS sin superar las pruebas culturales. Si la edad se ha incrementado en nueve años, el ratio de opositores por plaza ha pasado de diez en los años 80, a menos de dos en los últimos años, aunque en la última convocatoria se incrementó a tres por plaza, quizás ante la inquietud provocada por el inminente comienzo del nuevo sistema de formación.
CONSECUENCIAS DEL ENVEJECIMIENTO Y POSIBLES MEDIDAS CORRECTORAS
Quizá la consecuencia más negativa del envejecimiento sea la dificultad para desempeñar las funciones de determinados empleos en las mejores condiciones. El brigada, en algunos casos jefe de sección táctica, ejercerá sus funciones con más de 40 años de edad. A ello  Hay que añadir la imposibilidad para completar la trayectoria de carrera, ya que muchos no alcanzarán el empleo de subteniente ni podrán optar al de suboficial mayor.
Para corregir esta situación se podría disminuir el periodo necesario de permanencia en filas para opositar al cambio de escala por promoción. Esto unido a un mayor protagonismo de la fase de oposición frente a la de concurso, donde se establezca un nivel cultural mínimo en ningún caso inferior al aprobado, previsiblemente lograría disminuir la edad de ingreso en varios años.
Las medidas correctoras se complementarían adecuando la edad máxima de acceso e incrementando el porcentaje que la ley reserva al acceso directo, permitiendo incluso que las plazas reservadas a promoción que no se cubran por insuficiencia de nivel, pasen a acceso directo, cuyos aspirantes son más jóvenes.
Con ello se lograría rejuvenecer la Escala, se recuperaría el ratio de opositores y se aumentaría su nivel cultural, lo que redundaría en el prestigio de la Escala de Suboficiales, en beneficio de las Fuerzas Armadas y, por ende, de la sociedad española.
Juan Antonio Baena Muñoz. Suboficial Mayor. Infantería Ligera.
Revista Ejército nº 840. Abril 2011 
http://www.portalcultura.mde.es/Galerias/revistas/ficheros/R_Ejercito_840.pdf


Por este artículo se ha cesado al Suboficial Mayor del Ejercito. Y no estoy del todo de acuerdo con su cese, pero tampoco lo estoy con lo que este mando expresa en esta revista.
Para empezar compara nuestro sistema de formación con el de otros ejércitos, sin comparar la inversión económica realizada por dichos estados en la profesionalización de sus FAS. De todas formas, y sin datos en la mano (que son las doce y me quiero ir a sobar...), no me creo que el presupuesto para la Defensa de Holanda, Alemania o Italia se parezca al Español. O tal vez sí, no lo se, pero seguro que no acaba en los mismo bolsillos. Y eso lo ves cuando sales de maniobras y ves el material del resto y lo comparas con el tuyo, o los hoteles/hostales/casas alquiladas donde los acantonan a ellos y el bunker antinuclear reconvertido en polideportivo donde nos afinan a nosotros (algún día pondré fotos de aquello...).
Sobre lo de los tres años y elegir otras opciones como la GC, pues bueno, tal vez por que no se vive igual la mili de tropa que de suboficial (esto el soldado más quinto lo sabe) y una vez que te tiras equis años en la empresa y descubres la verdad (que todo es mentira), pues lo que quieres es pirarte a otra empresa y que se olviden de ti un rato. Me gustaría ver alguna estadística sobre cuantos suboficiales lo intentaron antes con la GC, el CNP o los Mossos. Por no hablar de los rebotados de la AGM, que estoy harto de ver a Sargentos creerse Tenientes.
Y por favor, no me vuelvan a comparar con un militar italiano, que cuando trabajas con gente de todo el mundo hay cosas que cabrean...

No hay comentarios:

Publicar un comentario