jueves, 30 de junio de 2011

Con tranquilidad, que para sufrir ya está la vida...

Esta es una de esas frases míticas que de pronto suelta alguien y se te quedan clavadas. En este caso fue mi Capitán (bueno, el que he tenido durante estas prácticas). Vaya personajes; creo que no podía haber caído en un escuadrón que fuera más conmigo.
Esto se acaba... en unas horas me piro con un colega para hacer el último desfile en Fachadolid y luego a Lérida, a la entrega de despachos. Lo más jodido va a ser a principios de semana, la elección de las plazas. La verdad, de momento creo que me llega para el destino que quiero, pero me veo en Ronda, Cauta, Melilla, etc... ya veremos.
Voy a volver a tirarme tiempo sin escribir, que en Talarn va a estar jodida la cosa (si no tenemos ni agua caliente) pero bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario