martes, 7 de septiembre de 2010

Valladolid

Hacía unos 5 años y pico que no pisaba esta tierra. La verdad es que ha cambiado poco. El mismo centro comercial donde compraba mis miserias y las mismas cervecerías donde me emborrachaba día tras día. Pero aunque las cosas no cambien, las personas sí. Ahora estoy aquí para hacer algo que pensaba quedaba totalmente fuera de mi órbita. Y creo que cualquiera que me conozca entiende lo que quiero decir. No me veo como un modelo que deba de seguir nadie, pero es que me he cansado de seguir modelos que deberían habérselo pensado dos veces antes de ponerse un uniforme para jugar a la guerra... Y bueno, está claro, mejor sueldo, mejores condiciones, mejor trato y, tal vez, un poco de reconocimiento cuando haces las cosas bien. A todos nos gusta una palmadita en la espalda de cuando en cuando, y los soldados, no se porqué, solo nos llevábamos collejas.
Bueno, este sitio es increible. Me faltan los gritos y me sobran instalaciones... si hasta tengo habitación propia (muérete de envidia infante...), con buenas vistas (y el wifi de un vecino al que le ha durado poco la clave...). Toda una ciudad al rededor que te hace sentir un poco más parte de la sociedad, y menos en ese mundillo verde en el que muchas veces nos escondemos.
Por lo demás todo bien. Familia, pareja, amigos (bueno, estos no mucho, pero es que soy demasiado dejado...) y trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario